Tashi Dorji - Banjo Improvisations (SR, 2020)

Tashi Dorji - Banjo Improvisations (SR, 2020)

Es lo bueno de ser Tashi Dorji, que puedes pillar un banjo y hacerlo sonar como una trituradora de emociones, como un disco de Crust Punk y como uno de fingerpicking en eterna caída libre. El de Bhutan -actualmente con residencia en Ashville, NC- es una fuerza que está más allá de la técnica, viaja por el mástil de cualquier instrumento de cuerda que tenga entre sus manos con una espontaneidad salvaje fabricando piezas de ruido de una extraña belleza.


Hace mucho que no conectaba con un disco de improvisación de guitarras de esta manera (este es de Banjo pero bueno, ya me entendéis). Quizá porque antes vivía en el estado democrático del cinismo y podía salir de casa cuando me apetecía, ver a mis amigos día sí, día no y criticar a los fans de Dire Straits en la vía pública. Ahora colgar la ropa en el tendedero es lo más arriesgado del día e ir al baño por la noche con las luces de casa apagadas una aventura. Es como si mi cabeza se creyera Nostradamus: "Ahora seguro que vas a ponerte un disco", "Toca Ducharse", "¿Y si todo esto fuera el sueño de una gripe con delirios de grandeza en el que sólo somos personajes secundarios?".

Esa sensación de compresión anímica y de estar atrapado contigo mismo (y tu cabeza) está reflejada de maravilla en este disco. "Banjo Improvisations" es una tormenta eléctrica, un buen meneo de timbres aleatorios ejecutados desde la más oscura mala baba y -misteriosamente- seis ejercicios de libertad improvisada que se disfrutan tanto que hasta parecen diluirse en los oídos con una velocidad pasmosa. Dorji parece querer escapar todo el tiempo de su banjo, golpeando sus cuerdas de tal manera que por momentos sus canciones parecen tener una base rítmica que surge de alguna otra parte.

Enfrentarse a este disco puede parecer complicado en un primer momento, pero una vez que uno empieza a respirar al ritmo de sus canciones y a sincronizar con sus latidos el caos inicial empieza a transformarse en una especie de catarsis donde vosotros y Tashi seréis uno hasta el final. Es bonito tener compañía, sentir que alguien allí fuera se siente igual que nosotros, especialmente si ese alguien es Tashi Dorji y nos regala estos puentes levadizos donde batirnos en duelo con nuestros miedos. Gracias por eso Tashi !  

Mostrar comentarios