Nels Cline: Como si te cayera un rayo y nunca más volvieras a ser el mismo.

Nels Cline: Como si te cayera un rayo y nunca más volvieras a ser el mismo.

Estoy sentado en una solitaria banca escondida detrás de unos arbustos intentando evitar la muchedumbre típica del macro-festival donde me encuentro, he llegado aquí después de estar montado un par de horas en un tren. Reviso mentalmente las preguntas que Manel y yo hemos redactado para esta entrevista, recordando lo buenas que son las bandas sonoras de Cliff Martínez mientras el viento trae a mis oídos lo que me imagino debe ser la enésima banda de indie-pop de centro comercial incluida en el cartel de este evento.

Wilco, la banda donde Nels Cline toca la guitarra desde hace unos cuantos años ya es una de las grandes atracciones de la noche y mientras espero a que la amable tour-manager de la banda, apodada "navaja de bolsillo" (no es broma), encuentre mi escondite y me lleve con Nels caigo en que esta debe ser la octava o novena vez que hablo con el músico angelino.

Siempre ha sido un placer hablar con Nels o verlo tocar con cualquiera de sus múltiples proyectos. Hace unos años tuve la suerte de acompañarlo de gira por Sudamérica, en una banda que completaban Trevor Dunn en el bajo, Scott Amendola en la batería y Yuka Honda en los teclados, verlos hacer magia juntos durante algunas noches fue como una especie de sueño febril cuyos recuerdos me acompañarán siempre. Nels es para mi una de las personas más honestas y amables que he conocido en mi vida, ya sabéis, esa clase de persona que deseas que esté en lo alto de cualquier cosa sólo porque así el mundo cobra un pelin más de sentido.

"Hola Pocket Knife, soy Jorge...."

Ok, empecemos por el principio, Nels. Es cierto que estuviste en la piscina de Burt Lancaster? Vaya jefada, no?
Espera.. La piscina de Burt Lancaster? Ah, sí, es verdad.

Me interesaría conocer la historia más a fondo.
Bien, mis padres eran profesores de secundaria en LA y mi hermano Alex y yo nacimos en aquella época. Mis padres estaban dando clases en un programa de educación en West LA, mi padre estaba en el Emerson Junior High School. En aquella época los hijos de los famosos -y los chavales que luego serían famosos- iban a colegios públicos. Mi padre les dió clases a Bonnie Raitt, Michael Jackson y a los hijos de gente muy famosa. De hecho Bonnie Raitt era la hija de John Raitt, nadie sabía que se convertiría en la Bonnie Raitt que conocemos hoy en día. Bueno. Mi padre a veces se hacía amigo de los padres de los estudiantes que le caían mejor y resulta que le daba clases a la hija de Burt Lancaster, que tenía una buena relación con mi padre , así que en una reunión Burt Lancaster invitó a toda mi familia a su piscina y tal.

Cuántos años tenías?
Buena pregunta. Igual tendría unos diez u once años. Ya tenía edad de saber quien era Lancaster. En ese momento no lo sabía pero Burt no vino aquel día porque estaba en medio de los trámites de divorcio. Pero la piscina en sí era flipante porque todas las baldosas eran de color negro.

Joder, o sea que era peligroso para los chavales de 11 años.
Una piscina MUY peligrosa pero genial. También recuerdo que mi padre se hizo amigo de gente que nosotros veíamos como escandalosamente ricos porque el instituto Emerson tenía muchos chavales de West Los Angeles, que es donde crecí -aunque yo fui a un instituto distinto, Webster-, chavales de Bel Air, y entre esta gente muy rica estaba una familia que no recuerdo cómo se llamaban que tenían un Jaguar XKE y nos invitaron a ir a dar una vuelta en ese coche un domingo por la tarde.

Todo era por tu padre?
Sí, porque mi padre tenía muy buena relación con los chavales, así que pudimos dar una vuelta en el descapotable XKI, jugar en pistas de tenis, etc.. Supongo que ese fue mi breve encuentro con el lado opulento del West Side de LA.

Es verdad que conociste a Ingmar Bergman? Me suena haber oído a alguien hablar sobre el tema.. Joder, este tequila está de puta madre.
Claro que está bueno, es 100% Agave. Bergman era mi ídolo pero nunca lo conocí, fui al Occidental College y una de mis clases era sobre Bergman. A quien conocí en realidad fue a Stanley Crouch que dió una charla en una de esas clases, Crouch era escritor además de baterista de free jazz. Habló en estas clases sobre una película de Bergman titulada “All These Women”, después habló sobre Ornette Coleman, Thelonious Monk. Nadie de mi clase sabía quienes eran excepto yo, así que acabé hablando con él y ahí es cuando conocí por primera vez a Dave Murray y James Newton, que eran estudiantes en el Promona College y que ya tenían un grupo en el que tocaba Mark Dresser. Bobby Bradford también tocaba con ellos. Toda esta gente acabó siendo muy importante para mí.

Viviste en LA mucho tiempo y básicamente te hiciste músico allí. Cómo era la escena musical en aquellos tiempos?
Sí, también he vivido en New York. La primera vez que pensé en mudarme a NYC fue en 1976, cuando mi hermano Alex y yo fuimos a escuchar Loft Jazz. Ya había estado en NYC en el 67 o 68 pero nunca me había planteado irme a vivir allí. New York era como un país extranjero, especialmente en los 70, no sabía cómo pedir un café allí, sabes.

Era muy diferente de LA?
Dios mío, respecto a la costa Oeste? Era como un planeta distinto. Nadie daba las gracias, por ejemplo. Cuando comprabas algo, nadie te decía gracias. No sabía ni cómo pedir café, iba a una cafetería e intentaba pedir café y me decían “Café normal?”, yo me quedaba mirando y la gente de detrás se ponía a gritar “date prisa!” No era como California en absoluto.

Cuando crecí estaba muy metido en el rock’n roll. No fui a muchos conciertos porque era demasiado joven, pero podías estar en un aparcamiento en el que tocaba un grupo haciendo versiones y tocaban Day Tripper o Flatbed Diesel, era la ostia. Pero por lo que respecta a la escena musical mi hermano y yo no participamos realmente porque nos metimos en el jazz y el free jazz y lo que ahora se conoce como jazz fusion. Para cuando empezamos a ir al  instituto empezamos a escuchar toda esta movida y acabamos yendo al Lighthouse en Hermosa Beach, que era all ages, era como un bar de jazz, servían comidas también. Estaba un poco lejos y tenía que pedirle el coche a mi madre. Allí vimos a Herbie Hancock , Joel Farrell, Bobby Hutcherson...

Ostia, Herbie Hancock? Qué casualidad, he estado preguntando bastante por Herbie Hancock últimamente.. Perdona, continúa.
Muy bien! Tocó con su septeto en un sitio muy pequeño, año 73 o así… También vi a The Weather Report por la misma época, Mahavishnu Orchestra cuando ya eran un grupo muy conocido. En aquella época ya los adolescentes podían ir a los conciertos, así que pude ver a Yes y King Crimson y me interesé por aquel tipo de música. Me impactó mucho un concierto memorable de un trío de Kenny Burrell, lo recuerdo perfectamente. En verano había un montón de conciertos gratis de jazz, íbamos allí y nos hacíamos colegas de los músicos. También íbamos a un sitio que se llamaba The Little Big Horn donde hacían jams, así que la única escena que conocimos fue la de jazz y free jazz, hacía que nos moviéramos por toda la ciudad, por Crenshaw, por Watts.. Alex y yo nos hicimos amigos de dos músicos afroamericanos que iban a nuestro instituto, ellos eran de Watts pero se matricularon en West LA para poder tener una buena educación y gracias a ellos conocimos a un montón de gente, todos siguen viviendo en LA.

Intentaba llevarte a ese momento en el que empiezas a escuchar música y empiezas a apasionarte sobre ello. Por ejemplo, si te digo “Africa” de John Coltrane?
Sí, ese fue el inicio de mi pasión por el jazz y todo lo que vino después.

Te acuerdas de la primera vez que escuchaste esa canción?
Por supuesto, definitivamente. Esta probablemente sea una de las epifanías más importantes de mi vida, la primera fue escuchar por primera vez Manic Depression de la Jimi Hendrix Experience cuando tenía doce años. Pero África.....mi hermano y yo teníamos este amigo en el instituto, David Hirschman, su padre fue una extraña influencia en nuestras vidas, era un poeta, un bohemio, no de una manera, ya sabes...no era un hipster, realmente llevaba su vida de esa forma, era profesor de la UCLA y mi hermano y yo siempre solíamos quedar en casa de David en Venice. El caso es que este tío, Jack Hirschman, el padre de David, le pidió como regalo de cumpleaños a nuestro colega el His Greatest Years Volumen I de Coltrane, así que David se lo pilló en una tienda cercana a su casa. Después de escuchar la versión de África que viene en ese disco -me parece que es un edit de la versión original- el padre de David le recomendó el disco de inmediato a mi hermano, le dijo algo asi como “a ti te gustan todas las instrumentales esas de Zappa, probablemente te guste esto”. Lo que no entiendo hasta el día de hoy es qué diablos hacíamos mi hermano y yo completamente solos en la casa de nuestro colega Bill Watts el día que escuché por primera vez esa canción, Bill no estaba eso fijo, ni sus padres.

Espera, espera Nels...muchos nombres, quién era Bill Watts ?
Vale, Bill Watts era un colega que tocaba con mi hermano y yo en una de nuestras primeras bandas durante el instituto, nos hacíamos llamar Toe Queen Love..

Entonces estabais en una casa que no era la vuestra, completamente solos y luego qué ?
Sí, allí estábamos yo y mi hermano en frente de una cadena portátil escuchando este disco de Coltrane y de pronto esta versión de África empezó a sonar. No sé si sea capaz de describir con palabras lo que sentí escuchando la canción, fué algo revelatorio y misterioso, en parte porque realmente no entendía qué era lo que provocaba todas esas sensaciones en mi, quiero decir...en esa canción no hay guitarras joder !, quizá fué mi antiguo amor por la música clásica Hindú, el drone de esa canción es tan palpable….su atmósfera, su vibración...además está hecha en escalas menores que son mis favoritas y el sonido del saxo tenor...nunca había escuchado algo parecido, para mi el jazz era la colección de discos de mi padre, el jazz hasta ese momento para  mi era Ella Fitzgerald y cosas por el estilo.

Entonces se podría decir que África de John Coltrane fué tu primer contacto con la música Jazz ?
Exacto, fue la puerta abriéndose ante mí, después me enteré de que el tío ya no estaba vivo y me jodió bastante, me obsesioné con él básicamente. Mi hermano escuchaba a Miles, Eric Dolphy y Art Ensemble of Chicago, él fue directamente a eso y me dejó tener mi momento Coltrane. Como somos gemelos, ya sabes, teniamos que diferenciarnos de alguna manera así que tomamos caminos distintos, pero escuchar al cuarteto de John Coltrane y A Love Supreme...Dios….no paraba de escuchar esos discos, y fue África sí, pero Alabama y After The Rain también están en ese LP, así que cuando escuché esas tres canciones necesité saber más de Coltrane y del Jazz….y no sé por qué la verdad, como te dije antes en esa música no hay guitarras así que en teoría yo no tenía nada que hacer allí y además yo en ese momento no sabía tocar guitarra, seguía tocando con dos dedos ja, ja, ja.  

Has pasado mucho tiempo en la llamada “escena underground” de LA y New York con una infinidad de proyectos, de los que recuerdo ahora mismo: Scarnella, Geraldine Fibbers, discos con Mike Watt y Thurston Moore sin hablar ya de tus propios proyectos como The Nels Cline Singers o incluso tu reciente colaboración con Julian Lage. A lo que iba es que ahora mismo tocas en esta especie de monstruo del rock and roll que es Wilco en un entorno completamente distinto en una serie de niveles. Es interesante para mi como ambos mundos colisionan en ti como persona y músico porque a la vez sigues siendo participe activamente de esa escena de improvisación de New York que no es que sea digamos muy popular.

Hay dos cosas que conectan estos dos mundos para mi: La primera es la guitarra, la guitarra se adapta perfectamente a todas estas áreas aparentemente distintas la una de la otra, y realmente no importa el estilo, cuánto público atraiga una u otra escena o cuánta audiencia haya en un concierto, lo que importa es que me guste lo que hago y ese siempre ha sido el caso incluso en épocas donde no era tan “cool” ser un guitarrista. A lo que me refiero es que los ochenta fueron una etapa bastante estresante para mi, intentar decidir entre la guitarra acústica o eléctrica, el jazz o el rock, el ruido, la armonía o el orden, es cuando dejé todas estas consideraciones de lado -cuando empecé a tocar con mi primer trio- cuando realmente empecé a crecer como artista, compositor y guitarrista pero en realidad el esfuerzo que pongo en ello, en hacerlo cada vez mejor nunca ha cambiado y dudo mucho que lo vaya a hacer. A veces me desanima un poco ver a mis compañeros de la escena improv de New York tener tantos problemas para poder hacer lo que les gusta de una forma que les permita vivir de ello, porque bueno ya sabes que -especialmente en Estados Unidos- a la gente parece importarle bastante poco la música improv y el Jazz. Por otro lado, también soy un “Rocker Dude”, me llevo mi parte del pastel en Wilco, y a la vez participo de la escena de improvisación New Yorkina que tanto adolece de audiencia y presupuesto. Lo bueno es que no solo puedo hacer que ambas partes coexistan sino que es el propio equipo que trabaja con Wilco el que muchas veces incentiva este lado menos “masivo” de mi carrera como músico.

Estaba pensando en cómo gente como Sonic Youth le descubrió a un público algo mayoritario muchos músicos increíbles de la escena avant garde o free jazz haciendo que abrieran para ellos en muchos de sus conciertos, es como si la guitarra por si sola fuera el nexo entre ambos mundos en los que me muevo, Como decía Mike Watt: “La única novedad sobre algo es que lo acabas de descubrir”, si la gente tiene la oportunidad de ser expuesta a todas estas músicas podrá decidir si le gustan o no, y creo que es genial tener la oportunidad de poder hacer lo que hago porque toco la guitarra y a la gente le gusta la guitarra, si tocara el clarinete, el trombón o la flauta traversa igual no tendría tanta suerte. Me gusta lo que hago dentro de todos los proyectos en los que participo pero nunca haré música pensando a cuanta gente le gustará. Sé que en Wilco hago rock and roll, soy parte del show y se trata de una experiencia comunal pero cualquier tipo de experiencia musical es comunal así sea delante de cinco personas y eso es lo que me gusta, me gusta tocar. Así que es eso lo que conecta todos estos mundos en los que vivo, la guitarra y el tocar en directo…..por qué lo hago ? mis razones ?.....tan solo el amor por el sonido y la música, y el amor por comunicar algo, por tener esa sensación de ser partícipe de una experiencia pura y honesta.

Conociste a mucha gente con la que en algún momento incluso tocaste trabajando muchos años en una tienda de discos, ahora que las tiendas de discos se han convertido más en boutiques de objetos bonitos -estoy generalizando claro- cómo crees que la gente joven a la que le gusta la música más allá del simple entretenimiento conoce a gente con la que pueda conectar: músicos, amigos, crees que es más complicado ?

Ya me gustaría saberlo, no tengo ni idea. Quisiera pensar que existe un lugar donde gente con las mismas aspiraciones se pueda encontrar, pero no sabría decirte donde está exactamente. Las tiendas de discos son un buen lugar para este tipo de encuentros. De vez en cuando veo aparecer esporádicamente tiendas de discos aquí y allá sí que es verdad que muchas de ellas parecen más boutiques para hipsters que lugares de reunión para gente que ama la música pero igualmente me parece algo positivo, por supuesto que -igual que en el pasado- la aparición de tiendas de discos de este tipo conlleva a todo tipo de desacuerdos snobs y sin sentido  pero al mismo tiempo pueden ser el lugar donde los que se sientan alienados, inspirados o lo que sea se pueden encontrar y -quien sabe- empezar algún proyecto juntos.

La gente que venía a la tienda de discos del West LA donde trabajaba eran todos super nerds o freaks muy pesados, venían coleccionistas de discos que estaban muy mal de la cabeza pero de vez en cuando se pasaban gente como Lux e Ivy de los Cramps, Charlie Haden, es así como conocí a Charlie por ejemplo y a Vinny Golia porque solían venir a la tienda donde curraba, también conocí a Dwight Yoakam y a David Adagio y a muchos críticos de música, gente que iba a las tiendas de discos sólo para pasar el rato y charlar, o a intercambiar o vender los promos que les pasaban para reseñar los periódicos locales o la Billboard, ya no puede ser así porque la industria no funciona de esa manera pero pienso que podría ser una versión reducida de todo eso, algo así como una cafetería donde la gente va a pasar el rato, leer una revista, escuchar un disco o lo que sea, lo que pasa es que nunca llegará a ser algo masivo o a apreciarse de la misma forma. Y otra cosa, no deberíamos estarle besando el culo todo el rato al vinilo, su fabricación no es buena para el planeta especialmente ahora que no podemos devolver los discos y los pressings por lo general son bastante malos, al menos antes podías devolver un disco cuando el sonido era malo ahora te tienes que quedar con esa mierda por siempre.

Tu amor por la música empezó escuchando a Ravi Shankar, The Birds, West Coast Experimental Pop Band, Mothers of Invention o Jimi Hendrix. Crees que haya existido alguna banda después del 2000 que haya tenido el impacto mediático o en la sociedad en general que tuvieron -no sé- grupos como los que te llevaron a hacer música, o como Nirvana o incluso Madonna ? Me refiero a que creo que en los últimos años se ha perdido esa especie de impacto masivo que genera una nueva hornada de bandas o un nuevo sonido, esto lo veo muy en el underground pero a nivel comercial creo que se está perdiendo cada vez más.

A Ravi Shankar no paraba de escucharlo cuando tenía diez años, era una buena época para sentirse alienado y enfadado con todos jajaja…..me parece que Radiohead quizá tuvieron un impacto como el que comentas, digamos que no vendieron millones de discos -o sí- pero hicieron reflexionar a la gente sobre lo que es una banda o una canción...pero sabes ? a mi eso la verdad me importa poco, no me interesa. Recuerdo cuando a finales de los ochenta se dijo en Inglaterra que la música de guitarras había muerto por la horda de bandas con sintetizadores que empezaron a aparecer y ¿ qué pasó después ? El Grunge…guitarras super pesadas otra vez explotando en la cara de la gente, las cosas fluyen, he visto a mis héroes musicales tocando shows en salas grandes en los setenta y luego tocando en bares de mala muerte en los ochenta cuando Reagan era presidente y todo era un mierda, no musicalmente hablando pero las cosas cambiaron muchísimo a como solían ser.

Hay gente que se pregunta donde estará tal o cual artista que era tan bueno en cierta época…¿donde estará Ralph Towner por ejemplo?...bueno Ralph Towner sigue tocando de puta madre y puedes ir a escucharlo cuando quieras, ¿ sabes a lo que me refiero ?, y luego están estas bandas que regresan e incluso tienen más éxito que en el momento en el que estaban en activo. Me parece que todo depende de cómo se mueven las cosas, la tecnología no va a cambiar todo seguirá adelante pero te puedo decir que si hay algo bueno en el internet o el exceso de información en el que vivímos es que incontables veces, más de las que puedo recordar, he encontrado músicos y fans de la música quedarse pilladísimos con discos oscuros, absolutamente desconocidos incluso para mi e inspirarse como resultado de escuchar toda esta música para ellos hasta ese día inexistente. Y son discos buenos, no es en plan “vamos a escuchar esto porque ahora es cool”, son verdaderas joyas que no se apreciaron en su día. Pienso que todo lo que brilló en su día o incluso la música que en su época fué tan under que brilló sólo para tres o cuatro personas de alguna manera llegará a oídos de alguien a pesar de toda la avalancha de información que tenemos hoy en día y eso para mi es extremadamente alentador.

I feel really conflicted with the whole re-issue thing that’s going on today, maybe because i’m from a country that the rest of the world didn’t gave a sake fuck for decades and now apparently my country and so many other countries from the so called “third world” are being “musically appreciated” because of the reissue market, i still feel that there’s a lot of misinformation and a lot of “yeah we have to listen to this because it will make us cool, you know”, so i don’t know man, i guess i feel conflicted about it...do you really think kids are getting honestly inspired but this revival / reissue thing, that they can discover new / old music the way we used to back in the day ?

Claro ¿por qué no?, ¿por qué no deberían?...es lo que hace todo el mundo hoy en día. Para mi es extraño hablar de esto porque no tengo hijos, así que no he tenido la oportunidad de ser testigo de ese proceso, más ahora cuando existen proyectos como el School of Rock y ese tipo de cosas. Cuando yo escuchaba rock and roll no era música social para nada, a no ser que estuvieras en un pequeño club o en una tienda especializada o donde fuese que se juntaran los chavales por la noche, no se escuchaba rock and roll en espacios públicos porque era considerado “uncool”, algo que no era bueno para la familia. Décadas después el rock se ha convirtió en un gran negocio, algo de lo que se apropió la industria. El único tipo de música que creo que todavía tiene algo de ese espíritu realmente marginal hoy en día es el Black Metal, pero quien sabe, igual aparece un tema de Black Metal próximamente en un anuncio de televisión, cada vez queda menos música antisocial, marginal o como quieras llamarla, al menos que incluyas la palabra fuck en cada estrofa, e incluso eso está tan presente hoy en día que el propio “bleep” ha terminado siendo lo que identifica a algo como “cool”. Así que no tengo ni idea lo que los chavales de hoy en día vayan a hacer pero lo que sí sé es que no importa cuántos años tengas o qué música te guste, al final  el sonido llega a las personas, puede ser el beat o alguna frecuencia mágica la que te haga empezar una banda o tocar un instrumento, la que te lleve a pensar “Voy a hacer algo así”, eso me pasó a mi cuando escuché por primera vez “Manic Depression” sentí que me había golpeado un rayo.  Yo ya tocaba y escuchaba mucha música pero cuando escuché esa canción fué literalmente como si me golpeara un rayo y nunca fuí el mismo y me dije a mi mismo que haría lo que fuera para llegar a hacer algo así por el resto de mi vida, tenía doce años y desde ese entonces nunca he mirado atrás..perdona si me emociono hablando de esto…..

…(tras un largo silencio)...me sigue pareciendo increíble, hemos hablado muchas veces de esto...y nunca he dudado que seas probablemente una de las personas más honestas que he conocido en mi vida…..ahora perdóname tu a mi...

Sigo sintiendo la misma emoción en cuanto todo empieza a sonar, en cuanto eso pasa estoy completamente en ello. Y es difícil, ¿sabes?, la música no es algo fácil para mi. Hay colegas míos que hacen música casi como respirar, como si fuera -no sé- como si la música fuera agua para ellos, para mi siempre ha sido una lucha constante.

Ahora que lo mencionas podría transportar esa idea -la de la lucha constante con tu instrumento- a tu forma de tocar la guitarra, incluso físicamente, además siempre que pienso en ti hay una guitarra al lado...

Aquí tengo una, no una de mis preferidas pero bueno jajaja.

No sé tío, me parece muy mágico que una persona escoja un instrumento y pueda conectar con la gente y comunicar algo a través de él, generar sensaciones en las personas...no me quiero poner trascendental ni new age pero...creo que mi pregunta es, ¿por qué la guitarra Nels ?

La verdad fue algo casual, en principio quise tocar el Sitar y Ravi Shankar tenía una escuela en los Ángeles en el sesenta y seis cuando empecé a darle vueltas a la idea, pero después de leer “My life, My Music” -el libro que publicó en el 67- y descubrir que su método de aprendizaje incluía cosas dementes como no tocar el Sitar por un año hasta aprender todo sobre él y practicar ocho horas al día hasta que te sangraran los dedos me dije “Tío no voy a tocar el Sitar….joder no soy Hindú”...además veías todas esas guitarras tan guapas en la tele, era algo muy “cool” y la electricidad, la electricidad es “cool”. Así que siempre fué la guitarra si no era el Sitar, no sé por qué, probablemente por haber escuchado a Jimi Hendrix o Jim McGuinn de los Birds, el sonido de sus guitarras...y a día de hoy sigo encantado por todo eso, adoro todas las tonalidades y encuentro fascinante que la gente nunca se aburra de la omnipresencia de la guitarra en nuestra cultura porque mucha de esa omnipresencia es a veces impuesta y algo cansina pero la flexibilidad del instrumento en sí es muy interesante, creo que está demás mencionar que el aspecto fálico de tocar una guitarra nunca fue algo que me llamara la atención, quiero decir no soy asexual pero joder.

No quiero ni perder tiempo en eso. Un colega entrevistó a Cliff Martínez hace un tiempo, ha hecho muchas bandas sonoras, me parece que la más reciente es The Neon Demon de Nicolas Winding Refn….

Claro también hizo la banda sonora de Sex, Lies and Videotape...no estaba en los Weirdos ?

Sí la peli de Soderbergh, otra que me gusta de el es Only God Forgives..los Weirdos...increíbles..

Los Weirdos fueron una de las mejores bandas

Sé que hiciste alguna banda sonora e incluso que fué uno de tus primeros trabajos pagados como músico, creo recordar para una pelí que no se estrenó nunca en cines ?

Dios, todas estas películas probablemente estén en Internet, en la Wikipedia o algo así jajaja...

Se llamaba Slashman o algo parecido ?

No, la primera se llamó Welcome, Said The Angel, esa peli es encantadora de una manera algo estúpida, las dos películas que hice en los noventa fueron grabadas en un día y mezcladas directamente de esas grabaciones por Wayne Pete en el sótano de su casa en West LA con el trío que tenía en ese entonces con Bob Mair y Michael Preussner pero también con Robert Lloyd a los teclados y J...en la trompeta, todos los músicos participaron en la grabación de la música para ambas películas. La segunda película es una muy, muy mala titulada Hard Drive.

Ambas películas son de los noventa ? de qué época hablamos ?

Estamos hablando de finales de los noventa. Quedé bastante contento con parte de la música que hice para Welcome Said The Angel y me encanta el tema central de la película. Escribí la canción de amor inspirado por un tema de los Bad Seeds. Para ambas películas tuve una especie de dirección, el supervisor me decía que era lo que quería el director lo cual te quita algo de peso de encima pero compuse y grabé toda la música en un sólo día sí. The Hard Drive es probablemente una de las pelis más malas que puedas ver en tu vida pero estaba bastante contento con lo que hice para ella, era una canción bastante sexy de alguna manera pero la editaron así que que para mi perdió el sentido que quería que tuviera...pero en serio ni te molestes en ver esa película...es horrible. Luego de eso de alguna manera me las ingenié para participar en una serie de bandas sonoras, hubo una con Vinny Golia titulada Blood and Concrete: A Love Story, una peli de serie b fantástica, nadie se la debería perder y la música está bastante bien, me parece una película graciosísima, es “Trashy” sabes, pero muy inspirada. Hubo alguna otra, “Trouble Bound” por ejemplo con Michael Madsen y Patricia Arquette.


... y yo preguntando si habías hecho “alguna” banda sonora jaja...

He hecho muchas cosas, demasiadas, se me hace algo complicado recordar lo que he hecho, toqué en el nuevo disco de Joan Osborne por ejemplo y meses después de la grabación  me empecé a preguntar qué sería de aquello cuando en realidad hacía ocho meses que se había editado el LP, me es imposible recordar todo lo que hago.

Volviendo al tema de los discos, el jazz….las cosas que importan...me preguntaba cuándo fue la primera vez que la palabra Jazz salió de tu boca de una forma consciente, tuviste algún tipo de contacto con esta música antes de escuchar África de Coltrane ?

No que va, fue Coltrane el que me jodió la cabeza y luego fuí siguiendo ese camino....me imagino que sabía que era un disco de Jazz, claro que lo sabía pero  ¿ qué era lo que eso significaba ? era un concepto muy vago, no significaba nada, mi idea del Jazz por ese entonces -como te comenté antes- era la colección de discos de mi padre….las big bands, Ella Fitzgerald, Lena Horne y quizá lo que escuchaba en la tele. En mi cabeza el jazz era esta “cosa” casi de dibujos animados que sonaba parecida al BeBop, tipos con trompetas, saxos, bajos y baterías tocando super rápido, así que no sabía nada de Jazz, no sabía nada de música en realidad. Mis padres escuchaban música en casa, podían cantar, seguir el ritmo, dibujaban, hacían todas estas cosas artísticas pero esas no eran sus aspiraciones, la aspiración de mis padres era enseñar Inglés y debate, esa clase de cosas...pero no sé….después de escuchar África ya no tenía idea de qué era el Jazz, pensé: “¿esto es Jazz ? entonces me gusta el Jazz” así empezó todo. Luego mi hermano empezó a escuchar cosas como Bitches Brew y Iron Man de Eric Dolphy o a leer acerca del Art Ensemble of Chicago, a ver las fotos de Don Moye y Joseph Jarman con sus instrumentos e inspirado por eso empezó a comprar todos esos discos, en aquella época podías encontrarlos tirados de precio, entonces compraba discos de Anthony Braxton o cualquier cosa que tuviera a gente tocando botes de basura o Gongs. Todo ese material lo podías conseguir por tres dólares, así es como escuchamos por primera vez Topography of the Lungs -el primer LP que edito Incus con Han Bennink, Derek Bailey y Evan Parker- nuestro colega del instituto Lee Kaplan lo pilló en una tienda de segunda mano por tres pavos sólo por la portada: “¿Topography of the Lungs?..esto tiene que estar de puta madre”. Cuando llegó a su casa me lo puso por teléfono y sonaba a algo parecido a una pelea de gatos, así que yo y mi hermano Alex salimos corriendo a casa de Lee para escucharlo. Era una época inocente, no era como ahora que simplemente haces una búsqueda y de inmediato todo este material aparece, era todo un misterio.

No quiero decir que tendríamos que volver a las épocas del misterio pero hay algo acerca de descubrir las cosas de esa forma que es especial, citando otra vez a Mike Watt “Lo único nuevo es que lo acabas de descubrir”, hoy en día ver un video en YouTube puede causarte el mismo impacto, todo depende de tu estado mental y de lo que significan para ti las cosas que te rodean.  

Ahora que hablas de eso, me pregunto que tipo de estado mental hay que tener para hacer una peli como Whiplash, y si esa película ha tenido un impacto como el que comentabas en alguien....sinceramente espero que no.

No ! me rehúso a ver esa película

Bien, me encantaría saber las razones.

Porque todos los músicos que conozco que la han visto me han dicho que es la peor representación de la educación musical que han visto en sus vidas. La educación musical standard puede ser fascista y horrible pero la idea de que un chaval de pronto aparezca ensangrentado en un concierto sólo para ejecutar un solo de batería a la perfección mientras su profesor lo mira cómo diciéndole “¿Qué cojones pasa con tu redoble de caja gilipollas?”....no sé, la verdad yo no sé lo que pasa con su redoble de caja….ni quiero saberlo….ni de coña voy a verla, este tipo de material es nocivo, nunca aguantaría más de diez minutos viendo eso. Scott Amendola (Batería de Nels Cline Singers) y alguien más, no recuerdo quien, me comentaron por separado que es probablemente una de las peores películas jamás hechas y ¡ Ha ganado un Oscar !...pero bueno Mad Max: Fury Road también ha ganado uno así que qué puedes esperar...no tengo nada en contra de las películas de acción pero esa película no es especialmente buena jajaja.

Prefiero no analizar demasiado esto, en mi caso me gusta estar un poco fuera de cualquier doctrina musical donde sienta que tengo que hacer esto o lo otro, hay ciertos músicos con los cuales puedo entrar en lo que yo llamo el “Sandbox” porque puedo ir con ellos a un mundo rico en sonidos y sin reglas, sin tiempo, sin esto o aquello. Incluso con el mismo Julian Lage que es un chaval super técnico puedo ir a ese lugar o cuando toco con gente como Thurston Moore puedo meterme de cabeza en ese espacio donde todo es intuición pero a la vez guiado por las cosas que he ido aprendiendo, no se fuerza nada, es un intercambio natural. En ese sentido creo que se acerca más a lo que comentas, la idea de que algo que no soy yo fluye a través de mi y al final sólo soy un vehículo, pero a la vez es una suerte de intimidad muy intensa, somos seres humanos comunicándonos a través de un diálogo, cosa que pasa en mis duos con Xena o Thurston o con Elliot. Con Xena por ejemplo es todo muy intenso pero sabemos que podemos vivir en este mundo de sonidos e ir donde queramos sin forzar nada porque ambos estamos cómodos con la idea de que la música vaya donde tenga que ir pero a la vez sabemos qué hacer con nuestros instrumentos en ese espacio.

Me imagino que hay un momento en el que simplemente olvidas tu funcionalidad como guitarrista dentro de este tipo de ejercicios, es decir, te alejas de la idea rígida de “esto es una guitarra y yo un guitarrista”...no sé si me estoy explicando….

Sí claro, especialmente con Thurston y Xena, ya no tiene nada que ver con la guitarra tiene que ver con todas estas cosas que puedo hacer, cierta clase de sonidos, pero de pronto alguien hace otros y me inspira a intentar algo que de conectar da como resultado algo completamente nuevo combinando nuestros esfuerzos, es allí cuando sientes que desapareces, ya no eres tú, ni se trata de ti lo cuál es increíble...soy muy fan de todo eso y para serte sincero es adictivo si lo haz experimentado alguna vez sientes la necesidad de hacerlo nuevamente pero claro la sensación nunca  se va a repetir, no puede pasar todo el tiempo.

Hacer improv es como, no sé….a veces creo que puedo sentir eso mientras escribo sobre música (y lo siento quizá sea el Tequila el que habla ahora, al final escribo en un blog que leen un promedio de cinco colegas y a veces mi madre) pero muchas veces me puedo perder en el intento de explicar por qué me gusta tanto un disco y muchas veces siento que no sirve de nada y no tiene sentido hacerlo, todo esto de describir cómo suena un disco o qué tan bueno o malo es no tiene ningún sentido….¿Alguna vez haz leído algo sobre tu música que te haya hecho pensar “este tío ha escrito una representación bastante próxima y honesta de lo que he intentado hacer” ?

Creo que como no espero que nadie haga eso siempre agradezco y me siento honrado de que alguien se acerque siquiera un veinte por ciento a lo que tenía en mente en el momento de hacer un disco. Hoy me entrevistó un chaval de Italia que había escuchado Lovers -mi último LP- y oírlo decir tantas cosas amables y honestas sobre él fue increíble, me refiero a que era evidente que no se acercó a mi música pensando “Venga, vamos a escuchar lo nuevo del tío de Wilco” había escuchado el disco con interés lo cuál siempre es complicado de encontrar y como nunca tengo expectativas de que algo así suceda cuando sucede me siento más que halagado. Pero a la vez eso no significa que este chaval esté de acuerdo o haya percibido al 100% lo que realmente yo quería decir o hacer musicalmente, eso es imposible pero mientras exista este tipo de consideración, de inversión de tiempo de su parte en lo que a mi respecta a hecho su trabajo. En el pasado ha  habido gente que hacía muy bien esto de escribir sobre música pero no tengo claro que ahora pase lo mismo, ya sabes, ahora todos somos fotógrafos, críticos de rock, de arte, todo dios está en Instagram o lo que sea que esté de moda. Por ejemplo, tienes gente como Whitney Balliet -el crítico de jazz del New Yorker- que de vez en cuando me hace sentir como si realmente estuviera escuchando el disco del que escribe, me proyecta una gran sensibilidad y no es un músico. Siempre vamos a intentar contarle a la gente sobre lo que amamos, del impacto que ha tenido en nosotros algo.

Escribir sobre música no tiene ningún sentido Nels, está sobrevalorado…

Tienes que hacerlo si es lo que quieres pero nunca va a ser música, pero no pasa nada, todo va a estar bien. Para mi es interesante la historia de la crítica musical donde todo lo relacionado a un artista era algo super informativo, histórico, irrisorio pero que de alguna manera reflejaba la sensibilidad de un ser humano que al final es lo que todos intentamos ser o hacer, porque al final todos somos humanos cierto ? y sobre los críticos….en fin…. Incluso cuando era más joven la crítica era mucho más dura que ahora, incluso con cosas como Pitchfork, no tiene punto de comparación con el mundillo de la música clásica por ejemplo, intenta conseguir The Lexicon of Musical Invective de Nicolas Slonimsky, tiene todas las reseñas negativas sobre piezas de música clásica y entenderás lo que intento decir.

Me estas diciendo que existe un libro que sólo tiene reseñas que ponen a parir piezas de música clásica ?....me acabas de hacer la noche.      

Sí tío y es fascinante, esta gente eran unos salvajes, unos cabrones de cuidado, no sólo por como escribían sino porque algunas reseñas son puro odio, super ácidas. Así que se podría decir que los músicos de hoy lo tenemos relativamente fácil si comparamos a esta gente con, no sé, Lester Bangs por ejemplo jajajaja.

Tengo un recuerdo muy anclado en la memoria de escuchar por primera vez Ball Hog or Tugboat, el primer disco de Mike Watt en “solitario”. He vuelto a escuchar ese disco hace poco y recordé que fue una de las primeras veces que supe de ti y definitivamente la primera vez que escuche y me enamoré de la voz de Carla (Bozulich, Geraldine Fibbers, Evangelista, etc). Recuerdas algo del proceso de grabación del disco ?

Watt, Michael Preussner y yo fuimos a los que Mike llamaba el “break-in crew”, los primeros en grabar para ese disco. Muchísimas cosas se añadieron después ya que Mike viajó a Los Angeles, Seattle y New York para poder grabar con toda la gente involucrada. Recuerdo que fué cuando salía de una de las sesiones de overdubs para el disco cuando conocí a Carla por primera vez en un pasadizo del estudio (ella lo recuerda mejor, yo casi no lo recuerdo). Fué en las sesiones de grabación en New York cuando toqué por primera vez en mi vida con Thurston Moore, Lee Ranaldo y Steve Shelley, un sueño hecho realidad para un fan de Sonic Youth como yo. J Mascis tocó batería y grabó “Maggot Brain” con una Fender Jaguar azul que ya no tengo elevando mucho el puente y poniendole trozos de un lapíz que rompió para que tuviera más estabilidad. Volé a New York para todo esto gracias a Mike que me “habilitó” para poder hacerlo. Una anécdota que te puedo contar es que Mike Watt, Michael P y yo grabámos “Drove Up From Pedro” sin Carla, ella la cantó después. Mike le preguntó después qué opinaba de mi solo de guitarra en esa canción y aparentemente Carla le dijo que le sonaba “muy fusión” o algo parecido. Fué gracias a este comentario que tuve que re-grabar mi solo. Mientras intentaba afrontar mis limitaciones dándome contra un muro de alguna manera escuché a Mike decir desde la sala de control del estudio: “Estas en un estacionamiento en Pedro. Está oscuro, estás yendo hacia tu coche, hay un tipo detrás tuyo con una bolsa llena de monedas...Grabando !”...y ese es el solo que finalmente se escucha en el disco.

Ahora que hablamos de Carla, le comenté que charlaría contigo y me dijo que te preguntara esto: “Cuando colaboras con alguien eres capaz de tener una aproximación sensible a lo que la otra persona intenta decir, no sólo tocas la guitarra respetando de una forma generosa su visión sino que además le das vida de forma tal que estimulas sus propios poderes para arreglar, producir, improvisar y colaborar. Piensas que esta habilidad puede aprenderse o que un gran artista nace con ello ? Puede una persona aprender a alejarse de su ego de esa forma y hacer simplemente lo que le hace bien al arte ?


Definitivamente pienso que uno puede aprender a hacer lo que necesita el arte, una canción o lo que quiere un cantautor para realizar su visión. Sólo basta imaginación y respeto absoluto hacia el artista con el que colaboras. No siempre es fácil pero quizá para mi es mucho más divertido e incluso más desafiante que hacer mi propia música porque siempre crezco y aprendo gracias a estas experiencias.



Mostrar comentarios