Colleen - The Tunnel and the Clearing (Thrill Jockey, 2021)

Colleen - The Tunnel and the Clearing (Thrill Jockey, 2021)


Cécile Schott lleva usando el moniker de Colleen desde el 2002 para fabricar mundos de sonido donde la premisa siempre parece haber sido el sueño y la luz. Ya sea por su insistencia en la melodía fantasmal sumergida en poderosos ecos o por el tratamiento ensoñador de las capas melódicas de sus canciones, la música de la francesa siempre ha sido una especie de tour de force de leftfield oblicuo y sanador.

Pero ya lo sabemos, para llegar a la luz el viaje debe en algún momento acceder allí donde los héroes empiezan a pasarlo mal, el sueño nunca es un pulso constante y siempre cabe la posibilidad de que esa parte invisible de las curvas de la vida te devuelva con feroz velocidad a un lugar donde te ves a ti mism@ intentando recoger tus pedazos rotos para ver si vuelves a empezar. En el caso de Cécile esas curvas escondían sufrir las consecuencias de una pandemia lejos de casa, una enfermedad no diagnosticada y el final de una relación sentimental.

"The Tunnel and the Clearing", el último disco de Colleen para el sello Thrill Jockey de Chicago habla de ese viaje continuando la línea de sonido que tan bien maneja Schott, lo que pasa es que esta vez la calidad contemporánea de ensueño de sus composiciones se hace aún más palpable y espacial. Es como si ese halo de loops dulces y delicados de trabajos anteriores estuviera en continua batalla con sus aristas menos cómodas intentando darle sentido a lo que no se puede entender. Con uno de los setups más modestos que le conocemos la francesa recrea un sueño lúcido que parece nacer dentro del humo que terminó con los Black Ark Studios de Lee Perry, el disco en sí es un manantial donde los delays (dos para ser exactos) llevan a cuestas lineas de teclado y bases rítmicas que asombran como a los niños las golosinas de colores.

Este disco es entrar y salir de una busqueda que Cécile musicaliza casi como dando saltos sobre los hombros de Arthur Russel o Noel Ellis, como un libro de auto ayuda sin toda la mierda condescendiente de por medio. Otra razón más para celebrar esas "pequeñas" batallas de donde se sale disparando luces al cielo. Las de Colleen ahora mismo laten grandes y bellas en el pecho, igual o más que un space-echo a punto de estropearse, reverberando su escape hacia esa pequeña luz que se empieza a ver brillar.



Mostrar comentarios